Poniendo a prueba a Yoigo

He decidido probar qué tal se portan las nuevas compañías de telecomunicaciones y, aprovechando el lanzamiento de Yoigo, cuarto operador 3G en España, he procedido a hacerles un pedido. Así, de paso, comprobaré de primera mano las bondades del 3G, especialmente en aspectos multimedia y de navegación, pues todavía soy de los que estaban con GSM-GPRS.

En primer lugar, me sorprenden gratamente las tarifas. Veo que, con independencia de haber elegido contrato o tarjeta, las tarifas son idénticas y, francamente, atractivas. Pagar, como máximo, 1,2 euros más IVA por navegar todo el día es competitivo incluso con el ADSL para cierto tipo de usuarios. Yo, si trabajase en Yoigo, sacaría una oferta de un ordenador portátil barato con modem UMTS-GPRS incluido y, la verdad, se pondrían las botas a vender.

Lo que no me ha gustado es lo de pagar 6 euros, como mínimo, cada mes, especialmente a mí, que sólo hago esto por curiosidad. Sin embargo, mirando con detenimiento, veo que hay una tarifa alternativa que permite eludir este consumo mínimo, a costa de tarifas para llamadas menos competitivas, pero manteniendo los 1,2 euros diarios, como máximo.

De todos modos, esa tarifa no aparece como seleccionable a la hora de adquirir las tarjetas en su tienda online, y en ningún sitio pone qué condiciones son necesarias y cuál es la forma de cambiar a esa tarifa. Por ello, he procedido a llamar al servicio al cliente, creyendo, sinceramente, que sería más difícil resolver mi duda. Tras un muy breve rato en espera (la llamada al 1707 es gratuita), me ha saludado una simpática operadora en tono bastante informal. Le he comentado mi duda y me ha dicho (lo esperaba) que lo iba a consultar. Pensé que me pasarían con otro operador, sin embargo, ha sido ella misma la que, directamente, me ha confirmado que, en cualquier momento, y sin coste, era posible pasar de una tarifa a otra. Interesante.

Así que, puestos a probar, he procedido a hacer dos pedidos: una portabilidad de una tarjeta de Vodafone que tenía por ahí perdida y casi caducada, y un flamante Sony-Ericsson K610i que se convertirá en mi primer móvil 3G. Me gusta más el Nokia 6151, pero, para hacer pruebas y tal, prefiero no gastar más de los 89 euros que cuesta el primero, incluida una tarjeta con 20 euros de saldo, con un número Yoigo que empieza por 6222…

Ahora sólo falta esperar a ver qué tardan (lo iré comentado todo aquí, y así voy llenando este demasiado escueto blog). Supongo que los trámites para la portabilidad serán un poco largos por lo que, salvo que tengan problemas de stock, me llegará antes el móvil con el número nuevo. Bueno, ya veremos…

Poniendo a prueba a Yoigo
Valora este apunte

Deja un comentario