Las leyes de Murphy de la fotografía

Tiene ya algún tiempo, pero ha sido bien adaptado a la era de la fotografía digital:

  • No te engañes: las cámaras automáticas no lo son
  • No busques más la otra tarjeta de memoria: la dejaste en casa
  • Si una jornada de fotografía ha ido bien, no te preocupes, el laboratorio perderá el carrete o la tarjeta estará corrupta
  • Tus mejores fotos son las más espontáneas: tú no querías hacer esa toma o no pretendías que saliera así
  • Las tomas más estudiadas son las que antes se descartan en el laboratorio
  • Da igual cuántas baterías, película o tarjetas calculaste para ese viaje. Te quedarás corto
  • El meteorólogo se equivocó y tu llevas la película equivocada
  • Todo lo que funciona en casa, no funcionará en la localización
  • Da igual como lo hagas, siempre habrá alguien que te criticará por no hacerlo de otro modo
  • Da igual cuánto tiempo lleves en esto: el concurso al que optas lo ganará un novato
  • Cualquier instrucción dada a un laboratorio que pueda ser malinterpretada, lo será
  • Siempre hay una forma de hacer las cosas, pero no siempre funciona
  • Lo que en el catálogo dice que se puede comprar conjunto, en la tienda no se puede
  • Ningún periodista gráfico va bien vestido. Si viste bien, es malo
  • Un fotógrafo profesional es predecible, pero el mundo está lleno de amateurs peligrosos
  • La fotografía de naturaleza se rige por dos reglas:
    1. Tú estás preparado, pero los animales no
    2. Los animales están preparados, pero tú no
  • La regla anterior también se aplica a la fotografía de niños
  • El mejor lugar para un paisaje estará siempre a una altitud y distancia proporcional al peso de la bolsa
  • La fotografía que te encargaron no saldrá como fue pedida, aunque a ti te lo parezca
  • La toma perfecta no existe. Cuando antes te des cuenta, mejor
  • Las cosas importantes son muy simples. Las cosas simples son difíciles
  • El flash fallará tan pronto como lo necesites
  • Una cámara limpia y seca es un imán para el polvo y el agua
  • La experiencia que necesitas para esa foto la tendrás justo cuando ya no la necesites
  • El objetivo que se caerá al abrir la bolsa será siempre el más caro
  • Los cristales de los objetivos son atraídos por su origen: las rocas

Seguro que la lista se puede ampliar, así que cuento con tu colaboración 😉

Las leyes de Murphy de la fotografía
Valora este apunte

1 comentario en “Las leyes de Murphy de la fotografía

  1. Pingback: Las leyes de Murphy de la fotografía | Tecnología y sociedad

Deja un comentario