Dunas de Guardamar de Segura: ecologismo de principios del siglo XX

A principios del siglo XX, la ciudad alicantina de Guardamar del Segura (en la desembocadura del río del mismo nombre) se veía amenazada de muerte por el imparable avance de las dunas que se habían formado en la Gola del Segura, fruto de la desertificación causada por la excesiva desforestación, y por los aportes naturales del río.

Pulsa para ver la imagen

Hoy en día, la ciudad está a salvo del avance de las dunas, gracias al proyecto del ingeniero de montes alicantino Francisco Mira, que consistía, básicamente, en la plantación de un inmenso pinar que serviría de barrera natural.

El proceso, lento (duró más de 25 años) pero sencillo y seguro, empezaba con la creación de una pequeña empalizada, cuyo fin era contener el avance de la arena, formando una “contra-duna” artificial:

Pulsa para ver la imagen

Conforme la contra-duna crecía, se iban sacando las estacas que formaban la empalizada hasta que se alcanzara una altura de unos cuatro metros (pincha en la imagen para visualizar el efecto):

Pulsa para ver la imagen

Para fijar preliminarmente dichas contra-dunas, en su parte superior se plantaron algunas piteras y, en las laderas, algunas plantas bajas como barrón o uña de león (o matacuchillo). Posteriormente, se completó un pequeño bosque mediterráneo de unas 700 hectáreas con pinos, eucaliptos y palmeras. Pero eso no fue todo: el ingeniero Mira ideó una especie de riego por goteo mediante ramas de pino y juncos que acumulaban el rocío de la noche para dejar escapar la humedad durante las mañanas.

El resultado: un magnífico y frondoso paraje que no sólo es apacible a la vista, sino que preserva de la desertificación toda una ciudad (mientras la especulación urbanística lo permita, claro).

Pulsa para ver la imagen

Más infomación: Las imágenes y gran parte de los datos han sido tomados de este estupendo artículo de forestman. También es muy recomendable el documental de “La dos” que encontraréis en ese mismo artículo.

Valora este apunte

Deja un comentario