MYC4.com: Microcréditos para ayudar a África

Llevo unos cuantos años de experiencia en microcréditos. He trabajado con KIVA.org y, ahora, con MYC4.com. MYC4.com es una organización de microinversores con sede en Dinamarca, cuya misión es participar en la erradicación de la pobreza mediante el sistema de microcréditos colaborativos.

El sistema consiste básicamente en una red de agentes que buscan pequeños emprendedores africanos (en Costa de Marfil, Ghana, Kenya, Ruanda, Senegal, Tanzania y Uganda) que necesiten pequeñas cantidades de capital, generalmente para iniciar o expandir un pequeño negocio (una tienda de comestibles, una pequeña granja,…). Estas necesidades se exponen a los microinversores que formamos parte de MYC4.com y, si vemos interesante la petición, ofertamos pequeñas cantidades (en mi caso, unos 10€ al cambio) y unos tipos de interés que, si bien pudieran parecer excesivos en nuestros países de origen (el interés medio viene a ser del 10-12%), son más que atractivos para los países a los que van dirigidos.

Hay que considerar que esto no es un negocio, sino una una forma de colaborar con el desarrollo económico de países que lo necesitan. De hecho, aunque los intereses son jugosos, el riesgo es importante. En mi caso, el balance tras tres años lo podéis ver en la siguiente figura:

Pulsa para ver la imagen

Como veis, de los 100 euros iniciales que tenía en cuenta, actualmente en caja hay 16,56€, más 40€ que están en ofertas abiertas, a la espera de que se haya cubierto todo lo que piden los prestatarios (4 ofertas de 10 euros), y más 42,93€, que es el capital pendiente de devolver en las inversiones que tengo en marcha.

Hasta ahora llevo ganados 10,35€ de intereses, descontados 1,43€ de impuestos locales y las pérdidas por variaciones en los tipos de cambio (0,05€ en el apartado de intereses).

Del capital invertido en las múltiples inversiones realizadas hasta el momento, he recuperado 10,03€, he perdido 2,12€ por variaciones en los tipos de cambio (bien podría haber ganado, esto es variable) y, atención, esto es lo más importante, 18,76 euros no los he recuperado y es difícil (o casi imposible) que los recupere, debido a que al prestatario le es complicado afrontar la deuda. Téngase en cuenta que en estos préstamos no hay más garantía y aval que el modelo de negocio expuesto en la petición.

Es un riesgo que se ha de asumir en estos casos y que, personalmente me tomo como mi tasa particular de solidaridad en esta experiencia. Aún así, he de decir que, hasta el momento, sólo he tenido dos inversiones en las que haya tenido pérdidas: una de 6,57€ y otra de 50€. Esta última es en la que he pagado la novatada. Si os fijáis, constituía un 50% del total del capital destinado a estos menesteres y eso es algo que no debe hacerse: es mejor distribuir el dinero en pequeñas cantidades destinadas a diversos negocios, a ser posible en países distintos.

A pesar de todo, de esos 56,57€ ruinosos, he perdido sólo 18,76€ pero he recuperado el resto, más los correspondientes intereses. Desde luego, he tenido en estos años, inversiones en bolsa muchísimo más sangrantes y menos satisfactorias desde el punto de vista solidario.

Valora este apunte

Deja un comentario