La Caixa – Criteria – CaixaBank: Jugada maestra

He de reconocer que la jugada de La Caixa con Criteria, por la cual se convierte en un banco para cumplir los criterios de Basilea III, es una jugada maestra. Recordemos los puntos de la operación que ya quedan claros:

  • La Caixa es, desde hace tiempo, la tercera entidad financiera en España. Como tal, ha mantenido participaciones industriales en grandes empresas de gran solvencia (Gas Natural Fenosa, Abertis, Aguas de Barcelona, Telefónica, Repsol,…) así como en seguros (Adeslas,…) y otras entidades financieras, principalmente extranjeras.
  • Para separar dichas participaciones del negocio bancario, creó en su momento la corporación financiera e industrial Criteria CaixaCorp. Parte de ella (el 18,9%) la sacó a bolsa en octubre de 2007, lo cual le supuso unos ingresos sustanciales.
  • Para cumplir los requisitos marcados recientemente por el Ministerio de Economía y Hacienda (mantener un core capital superior al 8%), La Caixa ha decidido traspasar su negocio bancario a Criteria, creando así un nuevo banco denominado CaixaBank.
  • CaixaBank se queda con dicho negocio bancario de La Caixa, aglutinando además sus participaciones en distintas entidades financieras y aseguradoras nacionales y extranjeras, y con las participaciones en Repsol y Telefónica, susceptibles de ser vendidas generando sustanciosas plusvalías. Su core capital pro forma (según Basilea II) se situará en el 10,9% (el mayor de España), previéndose que cumpla con holgura los requisitos del Ministerio.
  • El resto de participaciones industriales, junto con (atención) su negocio inmobiliario (precisamente el que, por su posible toxicidad, impedía a La Caixa cumplir los criterios del Ministerio si persistía en mantener su negocio financiero como caja, en lugar de banco), vuelven de nuevo a La Caixa a través de una nueva entidad no cotizada, por lo que no es descartable (y esto son ya especulaciones mías), la creación de una Criteria II a medio plazo, que si saliera a bolsa, generaría de nuevo ingresos 🙂
  • Y lo bueno de todo es que La Caixa podrá permanecer como caja. Eso sí, una caja sin oficinas bancarias, pero con su obra social y manteniendo el 81,1% del nuevo banco (lo cual es mucho, por lo que, además, se puede permitir la entrada de nuevos inversores, mayoritarios o minoritarios, sin perder el control), más el 100% (por el momento) de la nueva corporación industrial e inmobiliaria.

En definitiva, una jugada maestra 😉

Valora este apunte

Deja un comentario